18.5.09

Mario Benedetti



"De vez en cuando la alegría
tira piedritas contra mi ventana
quiere avisarme que está ahí esperando
pero me siento calmo
casi diría ecuánime
voy a guardar la angustia en un escondite
y luego a tenderme cara al techo
que es una posición gallarda y cómoda
para filtrar noticias y creerlas

quién sabe dónde quedan mis próximas huellas
ni cuándo mi historia va a ser computada
quién sabe qué consejos voy a inventar aún
y qué atajo hallaré para no seguirlos

está bien no jugaré al desahucio
no tatuaré el recuerdo con olvidos
mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca

está bien me doy por persuadido
que la alegría no tire más piedritas
abriré la ventana
abriré la ventana".


"Pongo estos seis versos en mi botella al mar
con el secreto designio de que algún día
llegue a una playa casi desierta
y un niño la encuentre y la destape
y en lugar de versos extraiga piedritas
y socorros y alertas y caracoles".


"Cuando me entierren
por favor no se olviden
de mi bolígrafo".

Mario Benedetti (1920-2009).

De tot cor, Moltes Gràcies...

6 comentaris:

Mª Mercè ha dit...

Ens queden les seves inmortals paraules....


Una abraçada!

rebaixes ha dit...

Sentim que marxi, però es queda amb tant de bagatge. El mestre ha tancat el llibre,... molts alumnes poden obrir-lo. Anton

Clara ha dit...

Els seus mots i el seu compromís restaran sempre amb nosaltres.

Gabriel ha dit...

La seva poesia no només és bellesa també és saviesa.

Sílvia (Badalona) ha dit...

Unas palabras más de este gran maestro de la vida y del amor:

Chau número tres

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres

sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro

te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota

te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía

pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono

estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos

estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra

estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen

y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirandoté.

Josep M. Ferrer ha dit...

Quantes coses maques que ha escrit aquest senyor!!! Què descansi en pau!!!